Confidencialidad del Psicólogo

La muerte de Tatiana Tarasoff - un hito en la psicoética

 

"Cuando un terapeuta determina, o de acuerdo a los estándares de su profesión, debiese determinar, que su paciente representa un serio peligro para otros, le asiste la obligación de ejercer cuidados razonables dirigidos a proteger a las victimas de tal peligro. El cumplimiento de este deber puede requerir del terapeuta tomar una o más medidas, dependiendo de la naturaleza del caso. Así, puede llevarlo a advertir a la posible víctima o a otros que puedan advertir a la víctima del peligro, notificar a la policía o tomar las medidas que sean razonablemente necesarias en esas circunstancias".

 

La Corte Suprema de California

1969

 

Este escrito fue redactado con base en un caso, el cual trata sobre Tatiana Tarasoff una chica que mantiene una relación con un Prosenjit Poddar su novio. Tras la ruptura de la relación por parte de Tatiana; Prosenjit,  Poddar comienza a un proceso psicoterapéutico en el cual confiesa a su psicoanalista que iba a matar a Tatiana. El psicólogo realiza posteriormente  la denuncia, detienen al chico, pero el director de psiquiatría del lugar donde trabajaba el psicólogo retira  y obliga a deshacer los registros de la terapia al psicólogo. Cuando salió en libertad Prosenjit asesina a Tatiana y es a partir de ese entonces que se cambia la rigurosidad del secreto profesional en psicología en Estados Unidos.

 

El artículo reseñado es de carácter descriptivo, en el cual se plantean datos que hacen referencia a un asesinato que da comienzo a un código ético en psicología, en el cual se logran evidenciar las conductas con las que se ejercía la profesión de psicología, la cual no estaba sometida a reglamentos que estipulararan hasta donde era permitido y adecuado guardar la confidencialidad de una consulta, pese a que el texto original plantea señalamientos que justifica o defiende la negligencia del psicólogo con base en que el mismo no sabría donde acudir o sobre que basarse para violar una confidencialidad que pone en peligro a otro ser humano,

 

Me parece importante el destacar que en el texto, se manifiesta una conducta del psicólogo Lawrence Moore  que parte con ese posterior código ético, pero que es minimizado por la conducta del hospital psiquiátrico, es decir,  a pesar de no existir reglamento que referían a hasta donde puede ir la confidencialidad en la consulta psicológica, el profesional en psicología partía de elementos comunes que parecieron determinar que lo mejor era violar ese código para salvar la vida a una persona. Es decir los valores de el sujeto en si se ponen en juego y sin tener un reglamento ahí  que le diga que hacer o no hacer, el parte de sus creencias sobre lo bueno y malo y escoge informar a la policía sobre el posible asesinato.

 

El hombre en su afán de resolver los problemas de la manera más simple posible busca no sumergirse en los problemas y tras esa solución desprovista de un análisis reflexivo ocurren acontecimientos desafortunados que hacen que esas conductas sean pensadas mas adelante. El código ético o al menos en este caso que nos habla sobre hasta donde puede ir la confidencialidad del psicólogo en una consulta terapéutica, o cuando puede ser violada esa confidencialidad en pro de salvaguardar la integridad de otra persona, nacen precisamente a partir un suceso desafortunado, después del cual se postulas premisas que nos podrían permitir evitar sucesos como el que ocurrió en el caso reseñado.

 

Con respecto a la pregunta sobre ¿Cuáles pueden ser las consideraciones de quienes privilegian la confidencialidad en relación al derecho de la vida?.Cual es el riesgo que se abre en la forma de trabajo o de intervención terapéutica cuando se viola el secreto y la confidencialidad.

 

Bajo estas premisas, pienso que la normatividad de un código ético, nos puede llevar a solventar algunas problemáticas, es decir, si un código ético es pensado a través de situaciones que han sucedido o podrían sucederle a un psicólogo, este puede ser una guía para enfrentar problemáticas. Pero a pesar de ello el que existan pociones sobre que la confidencialidad sea prioridad pese a situaciones que evidencien un potencial peligro a terceros, es precisamente como un freno o un limite que debe establecerse, aunque las posiciones sean variadas  no podemos salvaguárdalas por mas que sean bien estructuradas y argumentadas, el que la confidencialidad se viole como lo evidenciamos esta encima del sujeto en tratamiento, el código ético del psicólogo esta preservado el derecho a la vida de las personas, como derecho fundamental de nuestra constitución política.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Este es un caso que estamos analizando desde la perspectiva de la ética profesional. A primera instancia con los datos que se presentan me parece que el Psicólogo actuó de acuerdo al alcance de su profesión y actuó correctamente al informar a la Policía de un posible delito. El departamento de Policía entonces, como responsables de la seguridad pública orientada a la prevención del delito debió actuar y tomar todas las medidas para evitar el trágico evento, entre estas medidas, tal vez se debió considerar una evaluación psicológia del individuo por parte del Psicólogo de la Policia como una segunda opinión para determinar el grado de peligrosidad del individuo. Tal vez existan otras medidas que se pudieron haber tomado considerando el alcance de cada profesión, tanto en el ámbito de la Psicología como de la Seguridad Pública considerando el peor caso. Como se pregona en los Estados Unidos de Norteamérica en el ámbito laboral "La seguridad es primero"

Añadir un Comentario: